Vídeo de evento ¿Porque no debes perder la oportunidad de hacer una grabación en vídeo?
En el post de hoy vamos a tratar de explicar las razones por las que, según nuestra propia experiencia, es imprescindible inmortalizar en vídeo un evento y también daremos algunas claves para su óptima producción audiovisual.
La organización de un evento, sea del tipo que sea, conlleva un gran esfuerzo tanto económico como humano y en su preparación se debe cuidar hasta el más mínimo detalle para que sea un éxito.
Somos conscientes de lo laboriosos que son este tipo de acontecimientos, y pensamos que merece mucho la pena contar con un vídeo que capte los mejores momentos de lo sucedido y que perdure en la memoria de los asistentes.
Además, en muchas ocasiones cuando se celebra un evento hay mucha gente interesada que no puede acudir y disponer de un resumen en vídeo del evento es un buen recurso para que aquellos que no han podido asistir se sientan como si hubieran estado allí por medio de una fantástica experiencia audiovisual.
Realizar una grabación profesional en vídeo de un evento es el modo más efectivo para potenciar tu imagen de marca, lo que permite crear un recuerdo en la mente de tu público objetivo y atraerlo hacia tu producto o servicio.
Otra de las grandes ventajas que aportan los vídeos de eventos, es que te permiten comunicar las características más relevantes de tu marca de una forma dinámica y amena. Una pieza audiovisual fresca y creativa que transmita los valores corporativos de tu marca, servirá para generar engagement y conectar con tu audiencia.
En cuanto a estrategia de posicionamiento web, uno de los beneficios de contar con contenido audiovisual de calidad en la página web de tu empresa es que consigues generar más tráfico hacia ésta y mejoras tu posicionamiento en Google dando más visibilidad a tu marca. Y por otro lado, el vídeo hace aumentar el tiempo de permanencia de los usuarios en tu web y en consecuencia esto reducirá la tasa de rebote.
Además, si realizas cobertura de foto y vídeo profesional de todas las actividades que se desarrollan en el evento generarás abundante contenido para tus redes sociales.
Vale, has tomado la decisión de realizar un vídeo de tu evento, ahora ¿Cuáles son las claves para que este vídeo sea perfecto?
Para registrar de la mejor manera posible un evento, consideramos que hay que tener en cuenta tres ítems fundamentales:

 

Contenido del vídeo

Lo primero que debes tener en cuenta sobre el contenido del vídeo es que debes ser lo más claro y conciso posible en tu narración audiovisual del evento. Nadie visualizará un vídeo largo y denso, y menos, en un momento dónde triunfa la inmediatez y lo efímero. Por eso, debes
conocer exactamente lo que quieres contar y destacar lo más interesante de tu evento, enseñar qué lo hace especial y diferente. En definitiva, aportar valor.
Así pues, lo más recomendable es tener un planning detallado para que el equipo encargado de la grabación tenga claro qué es lo más importante que debe capturar y cuál es la manera más eficaz de llevarlo a cabo. Esto va a facilitar mucho el trabajo a todos los implicados y redundará en un buen resultado final. Asimismo, es importante narrar los hechos que se van aconteciendo en un orden cronológico y correctamente guionizados.
Calidad del vídeo
Para crear una buena imagen de tu empresa a tu público objetivo y aumentar la notoriedad de tu marca en el entorno digital, se deben cuidar al detalle los aspectos estéticos y técnicos del vídeo. Esto es de suma importancia ya que es tu carta de presentación ante el mundo.

 

Sonido. Si vas a registrar una entrevista en una feria, por ejemplo, debes procurar enmascarar el ruido de fondo de los asistentes o de la calle, en caso de que sea un exterior. El sonido debe apreciarse nítidamente y sin causar molestias al espectador. Para tal fin es recomendable usar un micrófono de mano o de solapa para captar perfectamente la voz y evitar que interfiera el sonido ambiente.
Iluminación. Se debe intentar encontrar un nivel de luz adecuado para que la imagen no quede ni muy quemada ni muy oscura. Por eso es importante, como ya hemos mencionado, planificar antes el acontecimiento para saber qué se va a grabar y poder realizar ensayos para prevenir errores. En estos casos se debe contar con focos y demás accesorios de iluminación para lograr una correcta iluminación y evitar posibles problemas. De todas maneras, si se puede aprovechar la luz natural siempre es mejor, sobre todo si se realizan entrevistas durante el evento. Si el evento es diurno, claro.
Edición del vídeo. A nivel de montaje, es conveniente que los aspectos estéticos del vídeo sean lo más similares posibles a la realidad, ya que se trata de un evento y no de una serie o un anuncio. La apariencia del vídeo debe quedar lo más natural posible, por eso no es recomendable utilizar en exceso filtros y colores.
Duración del vídeo
Como comentábamos antes, vivimos en la era de lo efímero, por eso conviene que en el vídeo contemos lo máximo en el menor tiempo posible. La duración media de este tipo de vídeos suele estar entre 2 y 3 minutos, ya que es el tiempo de atención aproximado que el espectador visualizará este tipo de vídeo.
Hay que ser directos y captar el interés en los 10 primeros segundos del vídeo, esto marcará la diferencia entre que el usuario siga viendo el vídeo o lo abandone. Por eso es importante condensar la información más relevante del evento al principio del vídeo.
Hay muchos otros factores a tener en cuenta en la realización de un vídeo de evento, pero bajo nuestro punto vista que estos 3 son la punta de lanza para obtener un resultado satisfactorio en una producción audiovisual de estas características.

 

 

Por Andrés Martínez Ramoneda