Nos encontramos ante una situación social que no esperábamos, las nuevas herramientas de comunicación, nos abren cientos de puertas y posibilidades pero a su vez, nos obligan a aprender, adaptarnos y sobre todo a tener que integrar en nuestros sistemas empresariales, procesos que antes no eran necesarios.
Muchas empresas, se encuentran pues, sin profesionales especializados capaces, no sólo de hacer publicidad en estos nuevos medios, si no, que se necesitan departamentos de creación de contenido.
Todas las empresas en mayor o menos medida, son capaces de generar contenido interesante y útil para sus clientes, el problema se sitúa en la falta de dichos profesionales encargados de crearlo, por eso, muchas de las empresas que se ven en esta tesitura, optan por entrar en contacto con agencias y productoras de vídeo para solventar esta carencia que cada vez se demanda más en el mercado.
Una campaña de comunicación, vendría a ser algo parecido a subcontratar un departamento de comunicación externo por un tiempo limitado y con unos objetivos fijados previamente.
Solemos asociar muchas veces estas nuevas herramientas a la profesión joven de “social media” pero en realidad, es solo la punta del iceberg.
En un departamento de comunicación, se requiere de una persona encargada de organizar un plan de comunicación completo, es decir, tener en cuenta todas las posibilidades tecnológicas y creativas, organizarlas y dirigir su ejecución, en este plan entrarían labores como la creación y difusión de perfiles en redes, la creación de imágenes estáticas, mensajes estáticos y dinámicos, diseño gráfico, creación de vídeos como tutoriales, entrevistas, temáticos por productos, actos…etc. todo aquello que pueda ser un interés para el usuario final, se detecta, se organiza, se prioriza y se ejecuta poco a poco siguiendo un plan estratégico.
Si por algún motivo crees que tu negocio no es capaz de generar contenido y publicidades en los nuevos medios, es que no te has cruzado con un creativo publicitario que sepa ver donde esta el talento y el interés que esconde tu negocio.
De nada sirve invertir en publicar uno, dos o cuatro artículos al mes, si paralelamente, no generas entrevistas, vídeos de los productos, noticias de actualidad, consejos prácticos… Hay mucho trabajo por hacer, y hay un gran público que está esperando poder recibir información útil para poder consumir.